TOP

7 pasos para Curar Contenido eficientemente (L&D)

Como todo aquel que se dedica al Learning and Development (L&D), seguramente te encuentras continuamente buscando información relevante para diseñar tus experiencias de aprendizaje y apoyar a tus colegas con material actualizado o relevante para satisfacer alguna necesidad laboral (como el desarrollo de alguna competencia o habilidad).

Uno diría que hoy en día esta tarea sería sencilla, con tanta información disponible digitalmente y con cualquier cantidad de canales y dispositivos para consultar y transmitir datos. Sin embargo, es precisamente esta vastedad la que complica este proceso en muchas ocasiones.

De acuerdo al IDC

un trabajador invierte alrededor de 10 horas buscando información para solventar una necesidad laboral relacionada al learning, capacitación o desarrollo.

El gran problema es que no siempre encuentra lo que busca. Es ahí donde el L&D debe hacer una diferencia. Y el content curation es una forma de hacerlo.

¿Qué es el content curation?

Karla Gutiérrez menciona que el content curation, o simplemente curar contenido,  es una forma efectiva y eficiente de evitar perder tiempo y esfuerzo buscando datos relevantes, entre una maraña de información irrelevante.

Curar el contenido, no es solamente filtrar contenido. Curar contenido requiere de una serie de habilidades y de un proceso para poder ser efectivo.

Steve Ryason y Lumesse consideran que todo buen curador necesita desarrollar las siguientes habilidades para llevar a cabo su rol de manera efectiva:

  1. Encontrar
  2. Filtrar
  3. Clasificar
  4. Sintetizar
  5. Contribuir
  6. Canalizar

(Consulta más sobre esto en este artículo)

Personalmente, agregaría una 7a habilidad que debería aplicarse de manera transversal o integral a las otras seis: “resourcefulness”. (Abraham González-Baez nos dice cómo aquí).

De alguna manera, todo aquel inmerso en el L&D tiene estas habilidades. Las usamos todo el tiempo. Sin embargo, en un mundo donde la información es cada día más abundante e identificar lo útil de lo inútil es más crítico, éstas habilidades y el proceso para aplicarlas (curar), son cada vez más importantes.

Así que la gran pregunta es ¿qué pasos seguir para curar contenido efectivamente usando estas habilidades eficientemente?

Desde mi experiencia, los siguientes.

7 pasos para curar contenido efectivamente

1. Conoce a tus usuarios

Pareciera obvio, pero nunca está de mas retomar este punto. Curar efectivamente nos exige conocer a la perfección lo que nuestros usuarios necesitan. Especialmente si se trata de una cuestión de learning and development. Así que lo primero que debemos hacer es acercarnos a nuestros usuarios e identificar qué es lo que necesitan.

Encuentra las respuestas a preguntas como:

  • ¿Cuáles son los objetivos del usuario?
  • ¿Qué habilidades y competencias necesita para lograr esos objetivos?
  • ¿Qué necesidades profesionales tiene el usuario para resolver un reto o situación en la organización?

Puedes obtener esa información a través de encuestas, conversaciones y entrevistas. Y lo puedes hacer un focus groups, o verlo cara a cara, presentándote en su cubículo, vía email ó a través de alguna red social. Se creativo, resourceful. 

2. Clasifica las necesidades

Una vez que ya conoces a tu usuario y sus necesidades, debes clasificar y delimitar esas necesidades.

Por ejemplo, si tu usuario quiere aprender acerca de e-mail marketing, pero su interés es el aspecto técnico de eso (plataformas, programación, automatización, etc.) necesitas clasificar la información que encuentres sobre email marketing en “técnico”, “teórico”, “desarrollo de contenido”, “targeting”, etc. Así podrás ofrecerle lo que necesita y lo que le puede servir. A su vez tu podrás enfocarte en notas, artículos, videos, y otros recursos que hablen exclusivamente del e-mail marketing y su lado técnico.

3. Identifica fuentes confiables

Este paso es crítico. Con tanta información y fuentes disponibles, es necesario que comiences a hacer (y actualizar) tu lista de fuentes. No puedes pasar información que no sea confiable.

Este paso requiere de mucho cuidado y atención, pues necesitarás consultar rankings, ir a los sitios, revisar blogs, bases de datos, revistas, cursos, gente, etc. Un curador (especialmente de L&D) debe ser resourceful y confiable. Sobre todo, CONFIABLE.

Interludio: Hay pasar eficientemente por este paso. No hay necesidad de pasar horas y horas, día tras día navegando entre librerías digitales y revistas, notas, artículos, podcasts, videos y un largo etc. Make it smart. Te recomiendo dos cosas.

– Automatiza: John Lee Dumas menciona que hay herramientas que te pueden ayudar a automatizar tu búsqueda de manera eficiente.

Por ejemplo, inbound.org y tweetdeck.com son dos motores de búsqueda que te asisten para filtrar información. No sólo eso, sino que también la organizan en rankings y te muestran fuentes y notas de manera confiable. Sólo debes configurarlos para que busquen, encuentren y clasifiquen contenidos y fuentes sobre temas que te interesen. Google Alerts o apps como la Anders Pink app (un algoritmo que puede revisar hasta 8 millones de publicaciones diarias) te pueden ayudar a estar al tanto de las tendencias y de las últimas noticias sobre temas particulares. Así que, ¡automatiza ya!

– Piensa diferente: La información puede provenir de las mas diversas fuentes. No te limites a las fuentes convencionales (libros, online magazines, blogs). Visita la sección de Preguntas Frecuentes de sitios de tu interés, revisa los Top Ten de Amazon y iTunes para conocer autores o libros, escucha podcasts (yo lo hago todo el tiempo), configura tus cuentas de social media para tener al día los trending topics.

De nuevo, make it smart.

Dicho esto, continuemos.

4. Define el formato

Hay muchas formas de presentar el material curado. El formato depende de las necesidades de tu usuario (como todo lo demás) y de los recursos disponibles (incluyendo el tiempo).

Algunos de esos formatos pueden basarse en:

1) Aggregation: Es básicamente colocar toda la información curada en un sólo documento. Por ejemplo, esas notas de “Las 5 apps más efectivas para hacer ejercicio”. Agregas todo en una sola locación. Así de sencillo.

2) Chronology: Este formato te permite poner la información en forma de una línea del tiempo y así presentar la evolución de un tema. Es muy buen formato para entender conceptos y su cambio a través del tiempo.

Como estos, hay otros formatos. Como ya dijimos, el que escojas depende de las necesidades del usuario y de los recursos que tengas disponible. Consulta aquí otros formatos y escoge el que necesites.

5. Haz accesible la información

Esto es muy importante. Tienes que hacer que la información curada sea de fácil acceso. Recuerda que el punto de todo esto es facilitar el aprendizaje y acercar los recursos necesarios al usuario de manera sencilla.

Usa medios y canales que hagan que los usuarios puedan acceder a la información fácilmente. Por supuesto puedes apoyarte de recursos como Dropbox, Google Drive o el intranet de la empresa. Pero puedes buscar también otros medios más a la mano.

Últimamente en nuestra organización estamos usando grupos de Whatsapp para compartir información y contenido específico. Esto hace más fácil compartir algunos datos y materiales. También puedes usar grupos de Facebook como liberarías interactivas y dinámicas.

De nuevo: conoce a tus usuarios. Ellos te dirán el cómo.

6. Agrega valor con tus comentarios y opiniones

Agrega comentarios, contexto y opiniones al contenido curado. Esto ayuda al usuario a entender mejor el contenido y su relevancia para su desarrollo.

Asegúrate de dejare claro cuál es el objetivo instruccional del contenido, cuál es el valor de la información para su desarrollo y cómo le ayudará a solventar sus necesidades. Básicamente, diles que pueden esperar de los datos.

Como dice Robin Good (cool name!), los buenos curadores son los que agregan valor al contenido.

7. Cura de nuevo…una y otra vez

Curar es un trabajo sin fin. No es algo de una sola vez y ya. Es una tarea que una vez que se comienza, no termina nunca. Considera que el material que cures, debe ser revisado periódicamente.

Debes desarrollar el hábito de revisar de tanto en tanto tus fuentes y el contenido que compartes. Para ello, puede suscribirte al mailing list de todo sitio que consideres valioso, recorre las tendencias sobre el tema en Twitter, LinkedIn y otras plataformas. Lee mucho, ve y escucha más, filtra y repite una y otra vez.

Paso Extra:

Solicita Feedback (esto lo debes hacer siempre y para todo). Te ayudará a estar actualizado no sólo en el contenido, sino en las necesidades y deseos de tus usuarios.

¿Qué opinas? Sigue estos paso y cura contenido eficiente y efectivamente. Comparte tus experiencias y comparte esta nota con algún amigo o colega que lo pueda encontrar útil. Siempre hay alguien. 

Si quieres saber más sobre cómo curar contenido y de otros temas de L&D, suscríbete a Dare to Learn, donde continuamente comparto experiencias sobre mi día a día en el mundo del Learning and Development.


Durante los últimos 7 años me he dedicado y apasionado por el mundo del Learning. Actualmente me desempeño como Senior Learning Advisor y siempre estoy disponible para conversar sobre cualquier tema relacionado. Así que no dudes en conectar.

Twitter: @diegolainez